16/8/08

Alma de robot

Dir.: Andrew Stanton
¿De qué va?: WALL-E es un robot oxidado que se pasa los días recogiendo la basura que ha dejado esparcida la humanidad por todo el planeta Tierra. Pero un buen día, la inesperada visita de un atractivo robot pondrá patas arriba la tranquila rutina de WALL-E.

Opinión: La de cosas que pueden caber dentro de una caja de metal oxidado. La nueva gran película de Pixar es así, en apariencia un pequeño robot con ojos de cordero degollado, pero en su interior hay mucho más. Me atrevería a decir que la película gustará más a los adultos que a los niños a los que en un principio va dirigida, pues las críticas sobre cómo la comodidad de los avances tecnológicos pueden acabar con nosotros pasarán desapercibidas para los que sólo quieren ver robotillos graciosos en acción.

Y es que WALL-E es, a pesar de su aparente infantilismo, una de las mejores películas de ciencia ficción de los últimos años. Y me quedo tan a gusto. Para no aguar la sorpresa, sólo diré que el futuro que nos depara a los seres humanos esté probablemente más cerca de lo que nos enseñan en WALL-E que en cualquier otra película que hayan visto. Y ahí no acaba su genialidad, pues a la par también es una gran comedia romántica, al más puro estilo clásico y protagonizada por dos robos que se comportan como dos niños que acaban de descubrir el amor, siempre sin cruzar el límite de la ñoñería.

Sin duda WALL-E es la estrella de la película pues carisma no le falta, pero tampoco se le queda atrás su interés romántico, EVA, que también lo dice todo con sus ojos holográficos. Aunque a mí la verdad quien me robó el corazón fue el pequeño robot que va limpiando la suciedad que va dejando WALL-E a su paso, un pequeño gran secundario sin duda alguna.

Poco más puedo decir, tan sólo que les aconsejo fervientemente a que no duden en darle una oportunidad a WALL-E, puesto que caerán rendidos ante sus poderosas y bellas imágenes al igual que a la historia que cuenta y el mensaje que lleva adherido. Sin duda, Pixar se supera y sorprende con cada película que hace. No se pierdan tampoco a Presto, el cortometraje que proyectan antes de la película como ya es por tradición: muy divertido, en la línea de los anteriores.

****