26/9/15

O.C: Critters (1986)

Poster Critters

¿De qué va?: Unos pequeños alienígenas hambrientos llegan a la Tierra en busca de alimento. Precisamente aterrizan cerca de la casa de la familia Brown, que, sin saberlo, se han convertido en el plato principal del menú. Sin embargo, los Brown contarán con la inesperada ayuda de dos cazarrecompensas intergalácticos que han sido enviados para exterminar a los bichos.

Reputación: Los Critters llegaron a los cines promocionados como la respuesta violenta a la película de los Gremlins, estrenada dos años antes con gran éxito pero sin derramamiento de sangre. Tal es el parecido entre ambas criaturas que el director, Stephen Herek, reconoció que tuvieron que cambiar varias veces el guión porque se parecía demasiado al filme protagonizado por Gizmo. Los diseñadores de los Critters son los hermanos Stephen, Charles y Edward Chiodo, los tres tienen una compañía de efectos especiales, especializados en marionetas, que alcanzaron la fama con Payasos asesinos del espacio exterior (1986), dirigida por el primero de ellos (se ha anunciado una secuela para el 2016).  La película tuvo un coste de 2 millones de dólares y recaudó más de 15 millones en los cines norteamericanos, lo que propició que se rodaran hasta tres secuelas más de calidad decreciente, aunque en la tercera participó un jovencito Leonardo DiCaprio. Su éxito y el de los Gremlins propició la aparición de numeras producciones de ínfimo presupuesto y lanzadas directamente a video que presentaban versiones alternativas y fusionadas de ambas criaturas, siendo los más conocidos los Ghoulies (1985) y los Munchies (1987).

Critters
Reseña: Creo que todos estaremos de acuerdo en que la película de los Critters es bastante peor que Gremlins y que ni siquiera ofrecen el baño de sangre prometido (apenas mueren dos personas y algunos animalitos), pero también hay que reconocer que estas bolas de pelo de dientes afilados tienen un carisma particular que los hace extrañamente adorables, hasta el punto en que es completamente comprensible ponerse de su lado y desear que aniquilen a la muy cursi y pánfila familia protagonista. La película desprende amor por el género de la ciencia ficción, con guiños a E.T. el extraterrestre, Star Wars o Alien, el octavo pasajero. Si a eso le sumamos si desmesurado estilo ochentero en cada aspecto de la película (música, vestuario, peinados…) y lo absurdo de muchas de sus situaciones (la familia termina olvidándose de que hay un cadáver descomponiéndose en su granero) convierten a la película en todo un placer culpable. ¿Para cuándo un regreso de los Critters a nuestro planeta?

Próximo visionado: Jezabel (1938)