19/9/15

Balas perdidas

True Detective Banner

Creador: Nic Pizzolato
Int.: Colin Farrell, Vince Vaughn, Rachel McAdams, Taylor Kitsch, Kelly Reilly, Abigail Spencer, David Morse, Chris Kerson, Ritchie Coster
Emisión: 2015, HBO
2ª temporada

Las altas expectativas suelen ser peligrosas, pero siempre caemos en ellas. La primera temporada de True Detective se saldó con un gran éxito de público y crítica, que no llegó a materializarse del todo en una avalancha de premios, puesto que la fatalidad y el humor negro de Fargo acabó imponiéndose en las entregas de galardones más importantes. No obstante, todos nos quedamos con ganas de descubrir qué sorpresas nos depararía una segunda temporada que, al estilo de American Horror Story, contaría una historia completamente nueva, con diferente reparto y personajes. Año y medio después regresó True Detective a la HBO y, quizás por esas odiosas pero inevitables comparaciones, la serie fue recibida por una acogida completamente opuesta a la ocasión anterior.

True Detective

La base de la serie sigue siendo la misma: la investigación policial de un asesinato que no es más que la punta de un iceberg de corrupción, delincuencia y muerte, solo que esta vez contamos con no dos, sino cuatro puntos de vista, cada uno con sus propios traumas y problemas individuales pero conectados entre sí para tejer la trama. Una trama enrevesada cuyas interesantes lecturas sobre el sentido del deber, las corruptelas políticas, la culpabilidad o el autoengaño, quedan sepultadas ante un hilo narrativo confuso que no resulta ni especialmente novedoso ni atractivo,  nulo en cuanto a esos mensajes ocultos objeto de numerosas elucubraciones por parte de los fans en la primera temporada. Por aquel entonces, si uno se perdía en la trama al menos permanecía hipnotizado gracias a la tremenda factura técnica y a la atmósfera, pero aquí hay poco de eso.

True Detective4

Al parecer, Nic Pizzolato, creador y guionista principal de la serie, y Cary Fukunaga, director de todos los episodios de la primera temporada, terminaron en malos términos por problemas derivados de la autoría de la obra. Fukunaga continúa figurando como productor ejecutivo, pero no ha tenido nada que ver con esta segunda vuelta. Para que nadie le vuelva a levantar la voz, Pizzolato se ha decantado por contar con diferentes directores que dirijan los ocho episodios, y ahí radica uno de sus grandes errores: ni la escritura de Pizzolato es lo suficientemente potente como para levantar la serie por sí sola, ni los realizadores son capaces de aportar esa potencia visual que Fukunaga impregnó a la primera temporada, despojando a la serie de una identidad propia y unificada. El único hilo conductor de los episodios son los recurrentes planos aéreos de carreteras y autopistas, subrayando la idea de que todos somos insectos atrapados en una gran teleraña que se escapa a nuestro control y conocimiento.

True Detective5

Al anunciarse la primera temporada, Matthew McCounaghey aún no tenía el reconocimiento que consiguió durante la emisión de la misma, ganando  el Oscar y perdiendo la etiqueta de “actor de comedias románticas”. Lamentablemente, no parece que vaya a ocurrir lo mismo con los cuatro protagonistas de la segunda. Y no es porque estén mal, de hecho, el único que me chirría y que me parece el peor error de casting de la historia de la HBO es Vince Vaughn: no sólo tiene el carisma de una ciruela pasa, sino que no impone en absoluto como mafioso; es aparecer en pantalla y el interés por lo que ocurre baja a mínimos. En la pareja que forma con Kelly Reilly, cuya interpretación está tan calculada que resulta inverosímil, debería haber chispas y tensión, pero sólo hay sopor.

True Detective2

Colin Farrell hace un buen trabajo, pero su personaje carece de la enjundia o la atracción que despertaron los encarnados por McCounaghey y Woody Harrelson. Taylor Kitsch está correcto, sin más, mientras que Rachel McAdams es la que mejor parada sale del conjunto, pero al igual que en las últimas películas en las que ha participado, el guión no le deja lucirse todo lo que podría. Su personaje es una clara respuesta a las críticas que recibió Pizzolato por el carácter machista de la primera temporada, y aunque la representación femenina ha mejorado un poco, tampoco se puede considerar un gran avance, porque todos, absolutamente todos, los conflictos de la serie giran en torno al ego masculino y sus filias y fobias.

True Detective3

True Detective 2 tiene buenos momentos, como el tiroteo del cuarto episodio que ejerce de punto de inflexión de la trama (al igual que ese inolvidable plano secuencia de la primera temporada), o la secuencia en la perturbadora casa de citas, pero son sólo momentos aislados de un conjunto que se cree mejor y más listo de lo que en realidad es. Es muy mala señal descubrir que el último capítulo dura hora y media y sentir una pereza absoluta. Por supuesto que las comparaciones respecto a la primera temporada han ido muy a la contra, pero dudo mucho de que si en vez de llamarse True Detective se titulara de cualquier otra forma la hubiésemos visto con ojos más benévolos. A pesar de contar con un grupo de defensores, la decepción ha sido generalizada, y habrá que ver qué futuro le depara a la serie después de este sonoro tropezón. Que Pizzolato baje de la nube y, de paso, que vuelva Fukunaga.