22/12/14

O.C: Arroz amargo (1949)

Poster Arroz amargo¿De qué va?: Perseguida por la policía, Francesca, cómplice de un ladrón, se une a un grupo de jornaleras que van a recoger el arroz de los campos del sur de Italia. En el convoy, Francesca traba amistad con Silvana, una mujer sensual, pero la llegada del bandido al campo de arroz, con intención de apoderarse de toda la cosecha, provocará el conflicto entre ellas.

Reputación: Uno de los grandes exponentes del neorrealismo fue Giuseppe De Santis, quien, al igual que Luchino Visconti (Muerte en Venecia), seguía una línea firmemente marxista. Sus películas se caracterizaron por reflejar luchas sociales y por una gran influencia del cine norteamericano, de hecho, en Arroz Amargo (Riso amaro), su segunda película y considerada mayor obra maestra, introdujo técnicas sacadas de aquél, como el uso de grúas, travellings o barridos descriptivos. Su estreno estuvo rodeado de polémica debido al erotismo y sensualidad exhibidos por su actriz protagonista, Silvana Mangano, lanzada al estrellato gracias a la película, de hecho, en España la censura se cebó con ella eliminando numerosos planos. No obstante, en el resto de Europa y en América fue recibida con los brazos abiertos. Con este filme, De Santis recibiría su única nominación al Oscar, al de mejor historia, y formó parte de una selección de 100 películas italianas para ser conservadas por cambiar la memoria colectiva del país entre 1942 y 1978. La palabra italiana ‘riso’ tiene dos significados, uno es ‘arroz y el otro risa’. Por eso, el título original también puede ser traducido como ‘risa amarga’.

Arroz amargo

Comentario: Arroz amargo es un notable híbrido de cine social, drama, y thriller noir con unas gotas de erotismo proporcionadas por Silvana Mangano, quien empieza la película como una secundaria a la sombra de Doris Dowling y la termina como la gran protagonista, porque a golpe de sensualidad, carisma y pose provocativa acapara todas las atenciones, tanto la de los personajes de la película como la de los espectadores. Poco importa que a ella y a su compañera de reparto no se les note el esfuerzo físico que requiere el trabajo en un campo de arroz, porque reúnen todo ese carácter que tanto nos gusta de las estrellas femeninas del cine italiano. De Santis se recrea en las curvas de Silvana pero no desatiende el mensaje social de su historia, esto es, el trabajo gratifica y enriquece el espíritu, y por el camino nos deja momentazos como el de las mujeres tirándose puyas cantando en el campo de arroz.

Próximo visionado: Atrapa a un ladrón (1955)

2 comentarios:

Daniel Bermeo dijo...

Interesante obra. A mí el neorrealismo italiano me parece asombroso. Había leído ciertos comentarios de ella, así que espero pronto verla.

Un abrazo y felices fiestas. :)

Jorge Blanch dijo...

El neorrealismo italiano es una de las corrientes cinematográficas históricas más fascinantes de la historia. Si te gusta no te la puedes perder.

¡Otro abrazo y felices fiestas para ti también!