14/11/10

O.C: Matar a un ruiseñor (1962)

Poster Matar un ruiseñor2¿De qué va?: Atticus Finch es un abogado sureño que defiende a un hombre negro acusado de violación en una pequeña ciudad de Alabama en la década de 1930. Atticus está muy seguro de la inocencia de su cliente, pero se verá envuelto en una espiral de xenofobia y racismo ante la atenta mirada de sus dos hijos, huérfanos de madre.

Reputación: Basada en la novela homónima de Harper Lee merecedora del premio Pulitzer, Matar a un ruiseñor obtuvo un gran reconocimiento por parte de crítica y público, además de conseguir ocho nominaciones a los Oscar, incluyendo mejor película y director, de los cuales se llevó tres: dirección artística, guión y mejor actor principal por la interpretación más memorable de un contenido e inmenso Gregory Peck. Del mismo modo, se trata del filme mejor valorado de la filmografía del director Robert Mulligan, en la que también destacan Verano del 42 y El otro. Como dato curioso resaltar que se trató del debut de Robert Duvall en el cine, un pequeño pero fundamental papel que supuso el comienzo de una brillante y extensa carrera.

Matar a un ruiseñor
Comentario: Matar a un ruiseñor está contada en todo momento desde el punto de vista inocente de unos niños, (un poco repelentes para mí gusto ¿pero no lo son todos?), que observan con asombro que el mundo de los adultos está lleno de odio e injusticias, pero al menos cuentan con la figura íntegra e inquebrantable de su padre para aprender los verdaderos valores de la vida. La película mezcla con acierto géneros como el drama judicial, las aventuras infantiles o el terror para desarrollar en paralelo dos historias que desembocan en un desenlace lleno de significado y ética sin caer en el adoctrinamiento. Vale la pena descubrirlo por uno mismo.

Próximo visionado: Un tranvía llamado deseo (1951)

P.D: ¡Descanse en paz, Míster Berlanga!

2 comentarios:

Daphne dijo...

Ésta es una de mis películas predilectas, Gregory Peck hace un personaje magnífico que adapta con sorprendente fidelidad a su homónimo de la novela original. La versión cinematográfica me convenció de leer Matar a un ruiseñor y la verdad es que merece la pena. Queda recomendado ;-)

David C. dijo...

Es una joyita del cine.