30/12/10

Fantasías redentoras

franklin 70 X 100.indd  
Dir.: Gerald McMorrow
Int.: Ryan Phillippe, Eva Green, Sam Riley, Bernard Hill, Stephen Walters, Susannah York, James Faulkner, Richard Coyle
¿De qué va?: Jonathan Preest es el vigilante enmascarado de Meanwhile City, una sociedad futurista donde la religión es la única ley y en la que vive ocultándose de los Clérigos mientras sigue la pista de un misterioso hombre conocido como El Individuo. Mientras en el Londres actual, una joven estudiante de arte filma sus intentos de suicido como ejercicio académico, un muchacho al que acaban de plantar en el altar busca a su amor de juventud y un anciano busca a su hijo desaparecido.

Reseña: Cuando una película tiene muy mala prensa lo mejor es enfrentarse a ella libre de prejuicios y con las expectativas muy bajas. De esta forma, lo único que puede pasar es que se cumplan los pronósticos o que te lleves una agradable sorpresa. Franklyn llega a España con dos años de retraso para tener un paso fugaz por la cartelera y llevarse severos palos tanto de la crítica como del escaso público que acudió a verla. Pero la verdad es que a pesar de sus defectos, que los tiene, la película es una propuesta que no me ha parecido en absoluto desdeñable.

Franklyn 
El principal problema de Franklyn es que no es un filme fácil de vender ni de clasificar. El tráiler no ayuda en absoluto y su director y guionista, el debutante Gerald McMorrow, no se decanta por un género en concreto, jugando con la ciencia ficción, la fantasía, el drama y el thriller. Se trata de un filme de historias que avanzan paralelamente hasta que sus destinos convergen en el desenlace. Al principio cuesta ubicar cada una, pero si se hace un esfuerzo para prestar la atención necesaria se irán descubriendo pistas sobre las conexiones entre los personajes, y la resolución no es tan compleja como podría parecer.

Franklyn2 
La ambientación, de marcado estilo gótico, está muy conseguida, sobretodo la que concierne a esa ciudad ficticia llamada Meanwhile City. El reparto está aceptable aunque tampoco realizan grandes alardes interpretativos. El ritmo, algo lento, puede provocar que la mayor parte de los espectadores pierda el interés a mitad del metraje, sintiéndose tan perdidos como los personajes del relato, pero su duración ajustada es de agradecer. McMorrow habla de penurias humanas como la soledad, el arrepentimiento, la culpabilidad, el fervor religioso o la locura, pero el tratamiento es algo confuso y a ratos superficial pese a sus maneras trascendentalitas, aunque deja muy buenas ideas por el camino.

Franklyn3 
Por tanto, Franklyn es una película a todas luces imperfecta que ni siquiera creo que pueda considerarse de culto, pero que de buen seguro encontrará un reducido grupo de adeptos que valoren su semi-innovador planteamiento, su estética y sus personajes perturbados que escapan a una realidad de fantasía para sanar sus heridas y enmendar sus errores.

6’5/10