28/2/17

Oscars 2017: La luz de la luna eclipsa el la la landismo

Oscars_Actores

Mi situación personal me ha impedido que, por primera vez en 15 años, me haya sido imposible ver la ceremonia de entrega de los Oscar en directo, así que he optado por esperar a verlos cuando me fue posible, a las 8 de la tarde del día siguiente, sin saber absolutamente nada de lo que había ocurrido. No miré el móvil en todo el día (pido disculpas a los amigos que se preocuparon por mí al no dar señales de vida), pero me olía que algo había ocurrido porque mis compañeros y amigos de trabajo me habían dicho que había pasado una “gran pifiada”. Llegado el último premio de la ceremonia, creía que me habían tomado el pelo, pero como todos ustedes sabrán a estas alturas, no fue así.

Shock

Porque cuando todos ya estábamos celebrando el previsible triunfo de La La Land, y sus productores dando los respectivos discursos de agradecimiento, nos enteramos de que todo había sido una equivocación fruto de un sobre equivocado, siendo Moonlight la auténtica ganadora del gran premio de la noche. Un momento que sin duda pasará a la historia de la televisión, de los Oscar y de la cultura popular, grandioso a la par de desagradable. El equipo comandado por Damien Chazelle supo mantener bien el porte, aunque el cubo de agua fría lo recibieron igual, mientras que la victoria del film de Barry Jenkins, que por ende es también una victoria del cine independiente, hecho con cuatro duros y muchísimo talento, de la sociedad afroamericana y del colectivo LGTBI (es la primera película de temática homosexual ganadora del Oscar), haya quedado muy ensombrecida por esta cagada histórica.

Oscars

La propia entrega de premios ya nos había dado pistas de que el fenómeno La La Land no lo iba a ser tanto cuando perdió las estatuillas de sonido y vestuario, aunque claro, tras ganar mejor actriz y director quién iba a pensar que se iba a repetir una pequeña victoria como la que vivimos el año pasado con Spotlight, que al igual que Moonlight también ganó tres estatuillas. Ambas son películas que pueden lograr un mayor consenso en el sistema de voto preferencial que sus principales competidoras, El renacido y La La Land, más propicias a despertar opiniones polarizadas. En cualquier caso y aunque de lo único que se vaya a hablar ahora es de esa sorpresa de última hora, la ceremonia dio más de sí, aunque no demasiado, ya que se cumplieron los pronósticos en buena parte de las categorías salvo en aquellas tempranas derrotas del musical de Chazelle. Quizás fue en la categoría de mejor actor protagonista donde se concentraba el mayor suspense, en ese duelo entre Denzel Washington y Casey Affleck que al final se saldó con la victoria de este último, dejando con cara de circunstancia a su rival y a la presentadora del premio, una Brie Larson que, si bien mantuvo el porte, no celebró demasiado la victoria del protagonista de Manchester frente al mar, algo que seguramente haya tenido que ver con el escándalo de acoso sexual que los representantes del actor han sabido tapar bien.

Brie Larson

En una gala en la que ni el discurso de una experta en estas lides como Viola Davis consiguió destacar, Jimmy Kimmel logró estar a la altura de las circunstancias como maestro de ceremonias. Estuvo mucho más presente en la gala que muchos de sus antecesores, fue gracioso, supo manejar bien la confusión de los últimos minutos de la ceremonia, hizo chistes a costa de Donald Trump como estaba mandado, continuó con su particular y descacharrante enemistad con Matt Damon (gag recurrente en su programa), e incomodó a la platea con algunos chistes de humor negro, como cuando ganó O.J.: Made in America el Oscar a mejor documental: “O.J., has conseguido una rebanada más de salchichón en tu sándwich de esta noche”. Lo más extraño fue cuando coló a un grupo de turistas en el teatro que supuestamente no sabían dónde se estaban metiendo, poniéndose a sacar fotos como si hubiesen entrado en un zoo.

Jimmy Kimmel

Dos cosas antes de terminar: el gran ganador de la noche fue en realidad el técnico de sonido Kevin O’Connell, que ganó su primer Oscar tras haber sido nominado… ¡en 18 ocasiones! Y lo de La La Land no fue el único error de la noche: en el In Memorian pusieron la foto de una persona que en realidad está viva, la productora Jan Chapman, junto al nombre de la persona que sí había fallecido, la diseñadora de vestuario Janet Patterson. Gracias Academia, por recordarnos que hasta en el evento más calculado y espectacular del año, hay cabida para los errores humanos.

 

Mejor película
Moonlight

Mejor director
Damien Chazelle por La La Land

Mejor actor protagonista
Casey Affleck  por Manchester frente al mar

Mejor actriz protagonista
Emma Stone por
 La La Land

Mejor actor de reparto
Mahershala Ali por 
Moonlight

Mejor actriz de reparto
Viola Davis por 
Fences

Mejor guion original
Manchester frente al mar

Mejor guion adaptado
Moonlight

Mejor película de habla no inglesa
El viajante (Irán)

Mejor montaje
Hasta el último hombre

Mejor fotografía
La La Land

Mejor banda sonora
La La Land

Mejor canción original
'City of Stars' de 
La La Land

Mejor dirección artística
La La Land

Mejor diseño de vestuario
Animales fantásticos y dónde encontrarlos

Mejor maquillaje y peluquería
Escuadrón suicida

Mejor sonido
Hasta el último hombre

Mejor montaje de sonido
La Llegada

Mejores efectos visuales
El libro de la selva

Mejor película de animación
Zootrópolis

Mejor película documental
O.J.: Made in America

Mejor corto documental
Cascos blancos

Mejor corto de ficción
Midenki (Sing)

Mejor corto de animación
Piper