10/4/16

El corcel desbocado

Banner BoJack Horseman
Creador: Raphael Bob-Waksberg
Int.: Will Arnett, Alison Brie, Amy Sedaris, Aaron Paul, Paul F. Tompkins
Emisión: 2014 – ¿?, Netflix
2 temporadas

A pesar de que el campo de la animación ha demostrado con creces tener un potencial ilimitado tanto en la pequeña como en la gran pantalla, a mucha gente le cuesta ver algo de dibujos más allá de Dreamworks y Disney/Pixar. Hay una sensación generalizada de que la animación adulta es un campo reservado para los frikis, aunque también es verdad que Hora de aventuras, South Park, Padre de familia o el cine de Ghibli se prestan mucho a ser devoradas por ese sector del público que luego se gastará una pasta en adquirir el merchandising de turno. El problema que trae consigo es que buena parte de esas películas y series pasan a ser consideradas como algo minoritario, y muchas veces no reciben el crédito que merecen. Hasta ahora no he tenido mucha suerte intentando que mis amigos le den una oportunidad a BoJack Horseman, serie de Netflix que debería estar nominada a los premios de la televisión, no en el apartado de animación (en el que ya ganó en los últimos Critics Choice), sino en el de comedia, aunque esté más bien enmarcada en el género de la ‘dramedia’, en la línea de Girls y Transparent.

Bojack Horseman

La serie se ambienta en un mundo idéntico al nuestro, salvo por el hecho de que en él conviven humanos con animales antropomorfos. Bojack Horseman es un caballo que fue la estrella de una sitcom de los 90 muy del estilo de Padres forzosos, pero en la actualidad es un muñeco roto, una vieja gloria que vive de las rentas del pasado. Alentado por su representante, la gata Princess Carolyn, Bojack decide recuperar su popularidad gracias al empujoncito que supondrá la publicación de una autobiografía que redactará Diane, escritora en la sombra contratada por la editorial, y que resulta ser la novia de Mr. Peanutbutter, una celebridad perruna que protagonizó una serie similar a la de Bojack. Pero la vida del caballo tiene muchos capítulos oscuros, escándalos, errores y arrepentimientos con los que tendrá que volver a lidiar durante la preparación de su libro.

Bojack Horseman4

Con un sospechoso parecido a la vida de Charlie Sheen, Bojack Horseman es el retrato de una celebrity en declive, representando, con gran sentido del humor, todas las consecuencias negativas que puede acarrear el éxito y una vida de excesos en Hollywood: Bojack es cínico, hipócrita, inseguro, narcisista e irresponsable, entre otras virtudes propias del ‘star-system’. Pero todo eso conlleva una serie de consecuencias negativas a través de las cuales BoJack comenzará a percatarse poco a poco de lo miserable que es en realidad. Ahí reside una de las mayores virtudes de la serie: es divertidísima y ágil como pocas, alternando de manera brillante el humor absurdo con el satírico, y mientras uno baja las defensas entre las muchas risas, de repente recibe un dardo envenado en forma de diálogo rompe-esquemas, que se vale de la desgraciada figura de Bojack para proyectar lo jodidos que estamos todos en lo que respecta a las relaciones humanas, al tiempo que nos preguntamos si de verdad nos hemos vuelto tan cínicos, solitarios e insoportables como él.

Bojack Horseman2

Momentos oscuros y agridulce aparte, o puede que también gracias a ellos, se trata de una de las mejores comedias serializadas de la actualidad, con un reparto de voces perfecto en  el que Will Arnett, Alison Brie y el resto de intérpretes principales aporta una gran diversidad de matices que contribuye a humanizar a sus personajes y a que no los veamos como simples caricaturas; mención especial para Todd, el atolondrado y entrañable compañero de piso de BoJack al que Aaron Paul presta su voz. También habría que destacar el estelar reparto de voces invitadas que ha congregado la serie: Lisa Kudrow, Olivia Wilde, J.K. Simmons, Alan Arkin, Christine Baranski, Amy Schumer, Melissa Leo… e incluso Daniel Radcliffe, Naomi Watts y, sobre todo, Margo Matindale encarnando a sus descacharrantes alter egos animados. Por todo ello y a la espera de su tercera temporada, seguiré recomendando BoJack Horseman, con la convicción de que cuando por fin la persuasión dé sus frutos, entenderán por qué fui tan pesado hablando de las maravillas de la serie sobre un caballo actor intentando arreglar su carrera y su vida como sólo muchos sabemos hacer: dando tumbos.