25/9/13

Amor, familia y saltos temporales

Poster Una cuestion de tiempo

Dir.: Richard Curtis
Int.: Domhnall Gleeson, Rachel McAdams, Bill Nighy, Margot Robbie, Lydia Wilson, Tom Hollander, Will Merrick, Joshua McGuire
¿De qué va?: Tim es un joven que al cumplir 21 años descubre que los varones de su familia tienen el don de viajar atrás en el tiempo para revisar cualquier momento de su vida e intentar mejorarlo. Tim decide entonces usar su nuevo poder especial para ganarse el corazón de Mary,  aunque pronto descubre que la senda del amor puede ser más complicada de lo que parece.

Reseña: Como dirían los andaluces, Richard Curtis tiene duende. Mientras que a otros cineastas afincados en el género romántico no les pasamos ni una, Curtis, que también se pasa de cursi, siempre nos acaba conquistando. Puede que se deba al buen uso que hace de la flema británica, a las siempre acertadas elecciones de casting o a que sabe perfectamente qué teclas tocar para emocionarnos, pero todas sus películas, tanto las que sólo escribe como las que también dirige, son una cita ineludible para cualquier fan de la rom-com que se precie. Y Cuestión de tiempo, su regreso al género tras la divertida y musical Radio encubierta, no iba a ser menos.

About Time2

Su nuevo trabajo vuelve a girar en torno al romance entre un torpe británico y una hermosa americana, pero esta vez con un añadido especial: los viajes en el tiempo. Quienes estén hartos de este recurso tan manido en la ciencia ficción no deben preocuparse, puesto que lo que menos le interesa a Curtis son las parábolas temporales. Por supuesto que hay efecto mariposa de por medio, pero estos viajes son sólo una excusa para desarrollar la doble temática en la que está orquestada el filme. En primer lugar, una comedia romántica de las de toda la vida, pero muy divertida, ocurrente y, por qué no, tierna y dulce como un algodón de azúcar. Domhnall Gleeson es adorable y Rachel McAdams está más encantadora que nunca, por lo que presenciar cómo se enamoran (ese primer encuentro a oscuras…) y el progreso de su relación es todo un placer.

About Time

Sin embargo, llegado a determinado punto de la historia, el romance queda relegado a un segundo plano y cobra importancia la relación del personaje de Gleeson con su padre, encarnado por el siempre carismático Bill Nighy, y aunque esta parte está tan cuidada como la otra se torna demasiado ñoña conforme se acerca el desenlace, momento que tarda en aparecer puesto que el filme dura unas dos horas un tanto excesivas, sobre todo cuando Curtis se pone serio y quiere aleccionarnos sobre las cosas que realmente importan en la vida. Sus intenciones son honestas, pero subraya demasiado su mensaje, de contenido un tanto conservador.

About Time4

Sin embargo, en Cuestión de tiempo los pros superan holgadamente a los contras por los siguientes argumentos de peso:  reparto perfecto (no hay ni un sólo personaje incapaz de ganarse nuestro cariño, incluso los antipáticos), un guión ingenioso con gags efectivos, suficientes momentos para llorar y abrazar al que esté sentado a nuestro lado, música pastelosa pero soportable y un escenario idílico: Londres y la región costera de Cornwall. Y si encima la moralina de Curtis nos sirve para replantearnos ciertas cuestiones sobre la forma en la que aprovechamos (o desperdiciamos) nuestras vidas, sinceramente no sé qué más le podemos pedir.

7’5/10