29/5/11

Los amigos de Ludo

CARTEL def
Dir.: Guillaume Canet
Int.: François Cluzet, Marion Cotillard, Benoît Magimel, Gilles Lellouche, Jean Dujardin, Laurent Lafitte, Valérie Bonneton, Pascale Arbillot
¿De qué va?: Un grupo de amigos tiene la costumbre de pasar juntos las vacaciones de verano. Este año deciden no romper la tradición a pesar de que uno de ellos, Ludo, ha sufrido un terrible accidente días antes de partir. Ya en la playa, deberán afrontar esas pequeñas mentiras que se cuentan los unos a los otros y que ponen en peligro su amistad.

Reseña: Dicen que la industria del cine francés goza de muy buena salud, tanto por lo bien que se vende fuera de sus fronteras como por la excelente acogida que suele tener entre sus congéneres, algo que ocurre de manera muy irregular, sin ir más lejos, en España. La película más taquillera del 2010 en Francia no fue Origen ni Toy Story 3 sino una comedia dramática generacional titulada Pequeñas mentiras sin importancia (Les petits mouchoirs) dirigida por Guillaume Canet, conocido por su amplia faceta como actor y por ser el que comparte catre con Marion Cotillard, la cual protagoniza esta película junto a otros reconocidos intérpretes galos. ¡Qué se le va a hacer! Ellos tienen a Guillaume Canet y nosotros a Santiago Segura.

Pequeñas mentiras sin importancia 
Demagogias aparte, Pequeñas mentiras sin importancia no cuadra dentro de lo que se puede considerar una película destinada al taquillazo: es una comedia dramática que dura dos horas y media y ni siquiera es lo suficientemente cómica o banal como para arrastrar a un público masivo, pues trata temas como la infelicidad, la inmadurez o la muerte sin edulcoramientos, pero los más de 32 millones de euros recaudados en Francia vienen a certificar las simpatías del pueblo galo respecto al filme. En cierto modo es comprensible, porque la película te convierte en uno más de ese heterogéneo grupo de amigos en el que podemos ver reflejados a nuestros conocidos o incluso a nosotros mismos, además de identificar esas pequeñas mentiras que nos sirven para autoengañarnos, aunque tarde o temprano acaben por ocasionar ese daño que tanto esquivábamos.

Pequeñas mentiras sin importancia3 
En general todos los personajes muestran algún síntoma de inmadurez, pero de manera individual cada uno parte de un estereotipo en concreto (el fiestero, el mujeriego, la liberal, el obseso del control, la ecologista…) pero quizás gracias a su abultado metraje no se quedan encallados en un boceto sino que se desarrollan y se les coge cariño rápidamente gracias  al magnífico trabajo del elenco al completo; es como si de verdad les uniera un longevo vínculo de amistad, que también podría ser.

Pequeñas mentiras sin importancia2 
Se trata de la tercera película que dirige Guillaume Canet, y ya muestra un gran manejo del lenguaje cinematográfico: desde el impresionante plano secuencia que desencadena la acción de la película hasta esos momentos de intimidad entre colegas, sabiendo siempre dónde colocar o cómo mover la cámara para captar la esencia del momento. Llegado el desenlace se le va un poco la mano con el sentimentalismo, al igual que le pasa con el metraje pese a que en ningún momento se vuelva pesado, pero al menos nos queda una exaltación de la amistad un poco idealizada quizás, pero sincera y honesta, que te hace sentir bien y afortunado por tener a los que consideras como amigos auténticos, pese a que siempre haya ese trasfondo amargo de que hay cosas que incluso la amistad no puede superar, por muy positivo y buenrollista que se ponga Canet al final.

7’5/10